top of page

La honestidad no otorga la razón

Con el argumento de que nunca mintió durante la campaña, aplica un ajustazo innecesario falseando la realidad



Por: Tano Armaleo.- "Sabemos que nos mienten. Saben que nos mienten. Saben que sabemos que nos mienten. Sabemos que saben que sabemos que nos mienten. Y aún así, siguen mintiendo". La frase pertenece al fallecido escritor ruso, Alexander Solzhenitsyn, quien debió padecer la  prisión del régimen del SOVIET. La misma viene a cuenta de lo que transcurre por estas horas en Argentina. El gobierno nacional montó un falso relato en torno a la herencia recibida. Nada distinto a lo ocurrido durante cuatro años por otro gobierno de derecha, el de Juntos por el Cambio. El que hablaba de 70 años de populismo y desastre nacional.

 

Sin embargo, el “mesías” Javier Milei, que invoca a la “fuerza del cielo” e invita a cruzar el mar Rojo para introducir a 47 millones de personas al infierno, habla de 100 años de herencia.


  El presidente deja atrás 70 años de desgracia para afirmar, ahora, que son 100 años. Sin análisis científicos e históricos, el relato de Javier Milei intenta justificar la tremenda devaluación y ajustazo que acaba de implementar. No conforme con esto, prepara una batería de tarifazos. Mientas tanto, la timba financiera recuperó terreno sobre el modelo industrialista y productivo. La llegada de Luis “Toto” Caputo al Ministerio de Economía, al que Milei tildó de “bruto e ignorante”  y de “no saber nada de economía”, acaba de entregarle a exportadores un brillante negocio: estatizó la deuda que tenían en dólares.

El Estado emitirá un bono con ganancias extraordinarias en dólares (5% anual) para  cosechar cerca de 25 mil millones de dólares. Cifra que irá a las arcas de importadores. Por si esto fuera poco, y siempre dentro de la timba financiera, el gobierno acaba de solicitar  un crédito al CAF para pagarle al FMI. Sí, es por la deuda que el gobierno de Juntos por el Cambio obtuvo con el FMI -45 mil millones de dólares-, cuando Caputo era Ministro.

 

Semejantes medidas económicas desplegadas por Milei, y sus socios de JxC, se basan en que el presidente ganó las elecciones diciendo la verdad, no mintiendo. Es decir, hizo una campaña basada en la honestidad intelectual. Verdaderamente cierto.

 

Ahora, ¿esto quiere decir que tiene razón?. No, de ninguna manera. Porque la honestidad no garantiza tener razón. Mucho menos impunidad para instrumentar cualquier medida política en nombre de la honestidad. La historia está plagada de falsos profetas y también de dirigentes políticos que terminaron destruyendo pueblos enteros en nombre de la honestidad. Es cierto MIlei siempre dijo lo mismo durante la campaña. Hasta que llegó al poder y tuvo que traicionar algunos de sus principios.

 

Que el país necesita correcciones macroeconómicas, no hay dudas. Empero, quien gobierna en nombre de la honestidad y pierde la sensibilidad social sabiendo que siempre hay otros caminos más sensatos y criteriosos y no los implementa o no busca consensos, o es un loco o es un peligroso fundamentalista, que la historia los recuerda y mal. Parte de aquel recuerdo la podemos buscar en la frase de Alexander Solzhenitsyn.

Commentaires


250x300.gif
Banner Pcia Seguros.gif
bottom of page