Juegos Olímpicos con efecto COVID: el show debe continuar

Apenas un 16% de la población de Japón tiene una dosis y sólo el 6% las dos. Controversia y polémica mundial por la realización. Se disputará desde el 23 de julio al 8 de agosto próximo. La zona norte aporta no pocas y pocos deportistas


Foto archivo:: Los Murciélagos


Por: Fernando Gañete Blasco.- Cuando el 7 de setiembre de 2013 el Comité Olímpico Internacional (COI) eligió a Tokio como sede de los Juegos 2020, los japoneses -con sus características de organizados y planificadores- ni imaginaban todo lo que ocurriría el mismo año de los Juegos. Al comienzo de la pandemia no se aplazó el evento para finales de 2020 (cuando la idea original es que fueran a mediados de año) y finalmente se acordó que se disputen del 23 de julio al 8 de agosto próximo. Los nipones tenían algunos objetivos que difícilmente puedan llevar a cabo, además de perder una cantidad de ingresos que no tenían previsto. Pero eso no es todo, sino que un alto porcentaje de la población no quieren que se desarrollen los Juegos Olímpicos.


El show debe seguir indica el deporte que no se detiene porque el negocio se lo impone. Así es como se está disputando la Eurocopa y ni hablar de la Copa América que se iba a jugar originalmente en Colombia y Argentina. Las fuertes manifestaciones sociales en el país del Caribe hicieron que se bajara como organizador. La gran cantidad de contagios por Covid-19 en la segunda ola de Argentina dio lugar a que el gobierno desistiera de ser organizador y la codicia de la Conmebol hizo que se esté disputando en Brasil que es el país con más casos de Covid-19 positivos y muertes por Coronavirus de la región y por si faltara algo, también hay manifestaciones sociales contra su presidente, Jair Bolsonaro, en varios estados.


Estos serán los segundos Juegos Olímpicos que se disputen en la capital japonesa. En 1964 se llevaron a cabo para mostrarle al mundo un país pujante y recompuesto de la guerra tras las bombas de Hiroshima y Nagasaki. Objetivo cumplido. En esta ocasión era la finalidad mostrar que siguen en la vanguardia de la tecnología, superando al resto de las potencias. Para ello tenían previsto diversas novedades como pequeños robots diseminados por la ciudad que harían el soporte en distintos idiomas a los turistas. Primer problema, no habrá turistas, ni público extranjero. Había muchas innovaciones tecnológicas que se iban a mostrar a los visitantes de las que probablemente tengan un impacto muy inferior al que esperaban.


En lo que respecta al impacto económico de la gran cita deportiva los números no son muy alentadores para la tierra del Sol Naciente:

• El presupuesto estimado de los Juegos de Tokio es de U$S25.000 millones, se destaca el Estadio Nacional de US$ 1.250 millones

• Hasta el año pasado, una vez que se aplazaron los Juegos Olímpicos por la pandemia, los organizadores esperaban perder alrededor U$S277 millones por el ordenamiento.

• También cerca de U$S900 millones comprometidos con 70 patrocinadores en Japón.

• Hoy estiman una pérdida de U$S1.370 millones más por la decisión de organizar los Juegos Olímpicos y Paralímpicos sin aficionados extranjeros (se habían vendido un millón de entradas)

• Hasta la pandemia estimaban que podrían tener un impacto económico de US$284.000 millones en Japón, sobre un periodo de 18 años, entre 2013 y 2030, según un informe de la ciudad de Tokio.

• Esperaban crear cerca de 1,94 millones de empleos en el país.

• Por la falta de apoyo popular los sponsors locales dudan de continuar con el patrocinio o de activar y visibilizar ese acuerdo

Días atrás el comité organizador aprobó que haya un aforo de hasta 10.000 personas, pero sólo público local. Hasta hace un mes, las encuestas hechas a los ciudadanos japoneses arrojaban que un 37% querían que no se disputen los juegos en ese país, mientras que un 42% quería que se volvieran a postergar. Como si eso fuera poco Shigeru Omi, el principal asesor de salud del gobierno nipón, primero sugirió no realizar los Juegos y ahora no ve bien que haya público por temor a crecer los contagios de Covid-19.


Es que Japón, pese a ser un país desarrollado y haber comprado casi el doble de las vacunas de sus 125 millones de habitantes, la tasa de vacunación es muy baja. Apenas un 16% de la población tiene una dosis y sólo el 6% las dos dosis.

Siendo una de las principales economías del mundo se adelantó y encargó más de 200 millones de dosis a los grupos estadounidenses Pfizer y Moderna y al sueco-británico AstraZeneca. Pero le sucede lo que a muchos países que tienen retrasada la entrega de vacunas con un agravante. Es que en Japón para cualquier nuevo medicamento o vacuna, el país impone la obligación de hacer ensayos clínicos suplementarios en su territorio, incluso si el producto ha sido validado por estudios clínicos en otras partes del mundo.


“Este muy prudente enfoque, que retrasa la vacunación, está motivado por pasadas controversias sobre vacunas en Japón” le manifestó Takakazu Yamagishi, director del Centro de Asuntos Internacionales de la Universidad Nanzan en Nagoya (centro) a AFP.


Es que en 1992, una decisión de la justicia responsabilizó al gobierno de los efectos no deseados de varias vacunas, incluso sin establecerse un vínculo científico. "Es un mal recuerdo para el gobierno japonés" dice Yamagishi. A eso también hay que sumar que esperan que pronto un laboratorio nipón desarrolle una vacuna propia.

A dos meses de los Juegos Olímpicos están acelerando el nivel de vacunación y hay un fuerte trabajo comunicacional como para que la población no esté tan a disgusto con el evento deportivo.

La cantidad de casos positivos en la isla oriental son muy pocos, debido a las restricciones y a los cuidados responsables de sus ciudadanos. Hasta el 20 de junio se habían registrado un total de 787 mil personas con Covid-19, de los cuales 750 mil ya estaban recuperados y un total de fallecidos desde el inicio de la pandemia de 14.408 muertes. Esto se debe a una serie de restricciones muy fuerte que impuso el gobierno durante toda la pandemia y al cuidado responsable de sus ciudadanos. Claro, allá no tienen una oposición política insensata e imprudente que por ponerse en contra del gobierno se pone a favor del virus. Tal es así que hace unos días dejaron la emergencia sanitaria que atravesaban desde hace unas semanas.

Es por ello que muchos ciudadanos japoneses se oponen a los visitantes. Es que se confirmó que serán casi 80 mil las personas que ingresarán desde el extranjero entre funcionarios olímpicos, periodistas y personal de apoyo, sin contar los deportistas. La agencia de noticias Kyodo y el periódico económico Nikkei aseguran que esa cifra es aproximadamente la mitad de la que se esperaba antes de la irrupción del Coronavirus, que obligó a posponer los Juegos de Tokio 2020 exactamente un año.


Por supuesto extremarán los protocolos estrictos. Días atrás el seleccionado argentino de fútbol para ciegos, Los Murciélagos, se consagraron campeones del Grand Prix que se disputó en Tokio al vencer a la selección de Japón por 2 a 0. Este fue un torneo de preparación y prueba para la organización de los Juegos Paralímpicos que se disputarán días después de los Olímpicos.

“Es impresionante lo rigurosos y meticulosos que son con los protocolos. Nos hisopaban todos los días, no podíamos salir del hotel escepro para jugar o entrenar. En todo momento teníamos que estar con el barbijo puesto, hasta para ir a 20 metros de la cancha, cuando salíamos de esta. Todo el tiempo teníamos un asistente que nos ponía alcohol en gel. Todo lo disciplinados y prolijos que son, estaba puesto en los protocolos” le comentó el arquero de los Murciélagos, Germán Muleck (ex arquero de Futsal en Tigre) a Lo Nuestro.


La delegación de deportistas de Argentina


Hasta el momento los deportistas argentinos que ya están clasificados para Tokio 2020 (o 2021, como prefiera) son 162 atletas de 27 disciplinas. Sin contar los atletas paralímpicos. Aún quedan varias disciplinas que pueden aumentar ese número. La lista es la siguiente:

Aguas Abiertas: Cecilia Biagioli

Básquet: Selección masculina (12 jugadores).

Canotaje: Agustín Vernice (K1 1000), Lucas Rossi (K1), Rubén Rézola (K1 200) y Brenda Rojas (K1 200).

Boxeo: Mirco Cuellar, Ramón Quiroga, Francisco Verón y Leonela Sánchez.

Ciclismo: Eduardo Sepúlveda (ruta), Exequiel Torres (BMX) y Sofía Gómez Villafañe en Mountain Bike (MTB) femenino.

Ecuestre: José María Larocca (Salto individual) y el Equipo argentino (Larocca y dos integrantes más).

Esgrima: Belén Pérez Maurice (Sable).

Fútbol: Selección masculina (18).

Gimnasia artística: Martina Dominici.

Golf: Emiliano Grillo.

Handball: Los Gladiadores (14)

Hockey sobre césped: Los Leones (16) y Las Leonas (16).

Judo: Paula Pareto y Emmanuel Lucenti

Lucha: Agustín Destribats

Maratón: Joaquín Arbe, Eulalio Muñoz y Marcela Gómez.

Natación: Delfina Pignatiello (400m, 800m y 1.500m libre), Santiago Grassi (100m mariposa), Julia Sebastián (100m y 200m pecho).

Pentatlón moderno: Sergio Alí Villamayor.

Remo: Milka Kraljev y Evelyn Silvestro (doble par peso ligero)

Rugby 7: Los Pumas (12).

Surf: Leandro Usuna.

Taekwondo: Lucas Guzmán.

Tenis: Nadia Podoroska (Singles femenino), Diego Schwartzman (single masculino) y Horacio Zeballos (dobles, con Andrés Molteni).

Tenis de mesa: Horacio Cifuentes y Gastón Alto.

Tiro: Fernanda Russo (10m rifle de aire), Alexis Eberhardt (50m rifle tres posiciones), Melisa Gil (Skeet) y Federico Gil (Skeet).

Triatlón: Romina Biagioli.

Vela: Sol Branz y Victoria Travascio (49er FX), Facundo Olezza (Finn), Santiago Lange y Cecilia Carranza (Nacra 17), Francisco Guaragna (Láser Standard), Lucía Falasca (Láser Radial), Belén Tavella y Lourdes Hartkopf (470), Celia Tejerina (RS:X) y Francisco Saubidet (RS:X) .

Vóley: Selección masculina (12) y femenina (12).

300x250.gif
Gestoria Noemi ok.jpg