Internas en el PJ provincial: a paso de la postergación, cómo repercutirá en los distritos

Cuestiones sanitarias y políticas, en este orden, llevarían las elecciones de marzo a mayo

Foto ilustrativa


No pocas fuentes vinculadas a Máximo Kirchner, Gustavo Menéndez y Fernando Espinoza, coinciden que la interna del Partido Justicialista, que debería materializarse en marzo, está más cerca de prorrogarse que de concretarse. Los motivos estarían puestos en la necesidad de evitar el alto nivel de contagio por el que atraviesa el país. Y no falta quienes atribuyen estas cuestiones a razones estrictamente políticas, e instrumentales. Entre las razones de política estratégica, se sitúa el devenir de las negociaciones de la pesada herencia contraída por Juntos con el FMI.

Al respecto, y en referencia a esto último punto, el ingreso (afiliación) de no pocos militantes vinculados a la agrupación La Cámpora y de otras estructuras, por caso, sindicales, y aquellas vinculadas al presidente Alberto Fernández, que por estas horas parecería querer asomar el “albertismo” a través del espacio “A23”, estarían jugando para estirar la interna.


Como se observa, la dirigencia del PJ, como parte activa y locomotora del FdT, no pone sobre la mesa el análisis estratégico de temas que verdaderamente le puedan interesar a la población. A esta altura del partido no logran explicar, con la contundencia y claridad del caso, que el modelo del FdT -ventajoso por cierto para el interés de la población-, es claramente diferente al de derecha desestabilizadora y golpista que expresa Juntos.

Las roscas internas y la pasión por la foto de la actual dirigencia, estaría dejando a un lado que peronismo, a lo largo de la historia, ha sido rebelde al poder que somete y castiga a millones de personas a la pobreza. Algunos y algunas, más que rebeldes son irrespetuosos. Ingresan a la casa de uno pateando puertas. Diría Perón: suben al cabello por izquierda y bajan por derecha. Una realidad que se ve también en más de un distrito.


Si bien los nuevos y nuevas afiliadas pueden votar, no así integrar listas partidaria (debe tener dos años de afiliación, salvo Kirchner que llega a la presidencia del PJ provincial como producto de un acuerdo entre dirigentes), las votaciones distritales podrían tener ribetes y resultados impensados toda vez que estas agrupaciones, al igual que el Movimiento Evita, cuenta en cada distrito con no pocos funcionarios que, seguramente, terminarán apoyando a aquellas listas que sus organizaciones determinen.


Por lo pronto, y mientras estas cuestiones del calendario electoral irán definiéndose, en aquellos distritos donde no gobierna el peronismo ya comienzan a asomar las primeras puntas de armado de listas.


Si bien Tigre es gobernador por el peronismo, la interna entre el denominado zamorismo y massismo, en lo que respecta al Frente de Todos, podría tener su correlato en las elecciones del PJ local. Distintos son los casos de San Fernando y San Martín: en ambos casos la jefatura comunal ordena al PJ.


Donde sí ha comenzado a rodar nombres es en San Isidro. En este distrito, el actual presidente Fabián Brest, hombre de estrecha confianza de Santiago Cafiero, en declaraciones a Lo Nuestro, dejó entrever que no le disgustaba ir por un nuevo mandato al frente del PJ. De ser así, en principio, deberá enfrentar a quien ha anunciado -de manera explícita- luego de habilitar una Unidad Básica en Martínez, su candidatura: Hugo Aserrat, actual vice del PJ. Aserrat, además de tener un muy buen vínculo con el canciller, cuenta con el respaldo de Hugo Moyano y de varios actores locales, entre ellos, Carlos Irusta, Yaky Girasoli y Juan Rosich. Y mantiene una muy aceitada y respetuosa relación con Sebastián Galmarini.

Si bien Galmarini lidera el Frente Renovador, no pocos especulan que podría tallar en la interna del PJ. En tren de especulaciones, el nombre de la concejal, docente y dirigente gremial Milena Lamonega es otro de los apellidos que ruedan para ocupar la presidencia de Partido Justicialista. Contaría con el respaldo de La Cámpora, de un sector de la CGT, y de Teresa García.

Otro distrito donde los “descamisados”, cada vez menos en la estructura partidaria, tanto del PJ como del FdT -en todos los ámbitos-, asoman con varias listas es en Vicente López. En este municipio, el oficialismo partidario representado por Néstor Bachés –quien asumiera la titularidad tras el fallecimiento de Alberto Oliva- confirmó que presentarán lista. Según dejan entrever, Bachés, Gisela Oliva, Benjamín Sotelo, y José Armaleo son algunos de los nombres en danza. En otro carril del andarivel partidario, el reconocido dirigente y actual Sect. Gral del PJ, Hernán Lanía no oculta la intención de ser presidente del PJ. Cuenta con el respaldo de los ex concejales Lorenzo Beccaría y Fabián Ruiz ex presidente del Bloque del FdT. En tanto, Walter “Kato” Oliva es otro de los que aseguran que sale disputar votos. Siempre en esta danza de especulaciones, la figura del laborioso Marcelo Accinelli (Sect. de Organización del PJ), al igual que el de la ex concejal y actual funcionario Marcela Cortiellas, también figuran en la mesa de discusión partidaria.

Por su parte, La Cámpora al igual que el Movimiento Evita, no se quedan atrás a la hora de tallar en la interna partidaria.


En el caso de La Cámpora la división interna los tiene a mal traer. Así como un sector de esta importante agrupación la conducción se referencia en figura del recientemente electo concejal y directivo del PAMI Lucas Boyanovsky (ex Nuevo Encentro), están otros que también se arrogan la chapa del espacio. Boyanovsky, vale señalar, estaría poniendo un par de fichas para que Patricio “Karateca” González sea parte activa de una lista.

Claro que hay otros y otras que también se adjudican tener historia y ser la conducción de La Cámpora vicentelopense. En esta saga se ubica, Malena Cholakián y el concejal Julieta Molto quienes podrían recibir el acompañamiento de un ex líder del espacio, Gustavo Matía, hoy, hombre de Guillermo Moreno. En cuanto al Mov. Evita, con el concejal Joaquín Noya como máxima referencia local, es otros de los espacios que intenta conducir los destinos del PJ local.


Si en el orden nacional La Cámpora y “la Evita” disputan territorialidad y poder burocrático, a la hora de definir cómo deberían jugar en términos de interna partidaria, no se descarta que procedan y cierren listas de acuerdo a lo que determinan desde “arriba”. El antecedente lo marca las PASO de agosto. En aquella oportunidad, ambas organizaciones estaban por cerrar filas con Lorenzo Beccaría como candidato a primer concejal; el Frente Renovador, con la entonces concejal ahora senadora provincia, Sofía Vanelli a la cabeza, también apoyaban esta lista. Sin embargo, por esas cosas propias de las grandes estructuras que definen desde una mesa central, a último momento el aterrizaje de Boyanovsky los disciplinó detrás de le nueva figura. Algunas voces aseguran que este alineamiento forzado que causo malestar en “la Evita” y en La Cámpora de Julieta Molto, no pasó más allá de cuatro paredes. La excusa era dejar en soledad y derrotar al poder que simbolizaría Beccaría, más cercano a Alberto Fernández que a Cristina.