Gustavo Posse, omitiendo el tarifazo del 3.000% de Juntos, reclama preferenciales para municipios

Considera que con el nuevo esquema de segmentación de servicios, basado en la quita de subsidio a sectores acomodado en beneficio de los que menos ingresos perciben, el gobierno no considerar a los municipios como actores solidarios

Foto archivo


“Frente al nuevo esquema de subsidios, los municipios pasarían a abonar casi la misma tarifa que los grandes consumidores de energía, aún cuando prestan servicios públicos sin ánimos de lucro”, aseguró el intendente Gustavo Posse en referencia a los nuevos esquemas tarifarios dispuesto por el gobierno nacional: segmentación según ingreso familiar.

Vale recordar que el nuevo cuadro tarifario instrumentado por el gobierno del Frente de Todos, dejando atrás aquellos tarifazos del 2.500/ 3.000% dispuesto por Juntos (Mauricio Macri) que llevó al cierre de 35 mil PyMes y comercio por no poder afrontar semejante situación, pone el acento en quienes menos tiene.

De este modo, aquel grupo familiar cuyo ingreso no superen los 350.000 pesos mensuales, continuarán siendo subsidiados. El resto, no. Frente a este cuadro, es que el intendente Posse se para al entender que los municipios quedarían fuera del foco de subsidios.


En una columna de opinión vertida en el diario capitalino Clarín, Posse sostiene que “contrario al espíritu del proyecto, los vecinos son quienes se verán afectados doblemente, tanto por sus servicios domiciliarios como por los incrementos del alumbrado que brindan sus ciudades”.


Y agrega: Entendemos que el Gobierno Nacional al segmentar, pretende dar progresividad a las tarifas para que los que mayor capacidad tengan no paguen lo mismo que los sectores vulnerables. Tal decisión es bienvenida, sólo que debe ser tomada con mucho profesionalismo a fin de evitar injusticias tanto entre domicilios particulares, como también respecto a los municipios.


Según la explicación brindad por el intendente de San Isidro, “actualmente, los municipios abonan $ 6,52 por kwh en concepto de alumbrado público. Una fábrica o comercio lo hace por el monto de $ 6.72 por kwh”. Además detalla que “la gran diferencia es que los municipios son prestadores públicos de servicios de carácter social y no obran con una pretensión de lucro. No es posible que paguen el alumbrado como un shopping o una gran fábrica, el consumo de los Hospitales, Jardines y Escuelas, los Campos de Deportes, las Estaciones de bombeo para prevenir inundaciones, las Bases de coordinación de móviles de seguridad, los Edificios administrativos para atender a los vecinos, Registros civiles, y Fiscalías, o Cementerios, por caso”.


“No se puede confundir un espacio de servicio con uno de lucro. Entre 2015 y 2022 el alumbrado público, esencial para evitar situaciones de inseguridad, aumentó nada menos que 4.800% y ya en los primeros 6 meses de este año sufrió un incremento de 45.5%”, recuerda Posse omitiendo que durante el gobierno de Juntos de un saque la población se despachó con un 3.000% de tarifazo, mientras que desde el 2020 las tarifas estuvieron congeladas, por la pandemia y a modo de subsidiar al comercio e industria.

300x250.gif
350x320 junio.gif