Fin de la estafa: el gobierno va por la anulación de las concesiones de Acceso Norte y Oeste

El presidente Alberto Fernández y el Ministro Gabriel Katopodis, Decreto de por medio, anunciaron que pedirán la finalización de la concesión que "generó un enorme daño económico al Estado y a fundamentalmente a los usuarios"


Desde el sentido común ha sido una verdadera estafa y, seguramente cuando la maraña judicial finalice también diga lo propio. Esta la la “herencia” plantada por el gobierno de Juntos por el Cambio en torno a las concesiones de las autopistas del Acceso Norte y Oeste que el presidente Alberto Fernández acaba de anunciar la firma de un Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) para anular los contratos. El anuncio lo realizó, ayer miércoles, el presidente acompañado por el Ministro de Obras Pública Gabriel Katopodis,


El Decreto es la resultante de dos años de análisis e investigación judicial que llegó a la conclusión que el que el acuerdo comercial sellado entre el presidente Ma cri y los empresarios "fue absolutamente distorsivo, generando un enorme daño económico al Estado y a fundamentalmente a los usuarios", sostuvo katopodis.


Cabe recordar que los vínculos contractuales fueron firmados por el expresidente Mauricio Macri y sus ministros Guillermo Dietrich (Transporte) y Javier Iguacel (Energía) en 2018, y fijaban la dolarización de las tarifas de los peajes.


Desde Lo Nuestro, en el 2018, cuando el gobierno de Juntos por el Cambio privilegiaba los intereses de los amigos del poder, relevábamos, prácticamente en soledad informativa, que la nueva concesión “se extendía hasta el 2030”, y que tendría “aumentos garantizados por arriba de la inflación, y ganancias del 8% en dólares”. Además, “se terminaba el libre paso por esperas desmedidas”. Detrás de semejante y ruinosa concesión estaban las manos del macrismo, más precisamente del Grupo Macri; ampliar nota en siguiente link: Escandalosa renovación en la concesión de Autopista del Sol


En el 2019, la intervención judicial metió manos en el asunto, dejando al descubierto aquello que se venía denunciando. En aquel momento el fiscal Carlos Stornelli ordenaba una serie de medidas judiciales por una presunta estafa al Estado nacional en favor de la empresa Ausol s.a (Panamericana) de la cual el Grupo Macri era titular.


En aquellos años, en la mira judicial, además de evaluarse la responsabilidad del presidente Mauricio Macri, se inscribía la responsabilidad del ministro de Transporte Guillermo Dietrich y del ex director de Vialidad Nacional, Javier Iguacel. Es por irregularidades en el proceso de renegociación del contrato de concesión en favor de la empresa. Los funcionarios quedaron imputados por el pago por decreto –firmado por la vicepresidenta Michetti- de casi 500 millones de dólares a la empresa concesionaria del Acceso Norte, para que esta desistiera de una demanda ante el Ciadi. El pago ocurrió cuando todavía el Grupo Macri tenía un porcentaje accionario de Ausol. En realidad, todo indicaría que nunca existió tal juicio por parte de los empresarios contra el Estado nacional