En un país injusto, diputados aprobó Presupuesto: jueces y empleados judiciales festejan

Con 180 votos afirmativos, 22 negativos, 49 abstenciones el gobierno nacional logró, con votos opositores, dar media sanción a un presupuesto que “al decir del diputado Carlos Heller no contempla ajuste. Jueces y empleados judiciales continuarán sorteando pagar Impuestos a las Ganancias. Sergio Massa presenció la votación, quien aseguró que “Presupuesto es un logro político”


Sergio Massa presente en el momento de la votación


Tal cual estaba contemplado en la previa, el gobierno del Frente de Todos logró que la Cámara de Diputados que preside Cecilia Moreau, de media sanción con 180 votos a favor, 22 en contra y 49 abstenciones, pero la oposición frenó el artículo que establecía el pago del impuesto a las Ganancias sobre los sueldos de todos los integrantes del Poder Judicial. El rechazo unió a Juntos por el Cambio, los liberales y la izquierda. La UCR, Evolución, el interbloque Federal y Provincias Unidas se pronunciaron a favor. El PRO y la izquierda se abstuvieron. La Coalición Cívica, liberales y libertarios rechazaron la iniciativa. Entre los que estuvieron presente para la votación, 5.20 de la mañana, de hoy, fue el ministro Sergio Massa. Al respecto, dijo: Este Presupuesto incluye un orden muy fuerte en las cuentas públicas.


Disputados de extracción sindical por caso, Hugo Yansky, Vabesa Silley, Juan Palazzo, rechazaron el presupuesto en lo que a impuesto a las ganancias se refiere-


En el medio de dicha sanción, quedó en el arcón de los recuerdos que jueces y empleados judiciales tributen Impuesto a las ganancias al igual que el resto de la población, cerca de 1.2 millones de personas que tienen ingresos superiores a los 350 mil pesos. De este modo, en un país en que la injusticia la cargan millones sobre sus espaldas, un puñado de privilegiados rechaza, por cuestiones de poder y de bolsillo, "ser igual al resto de la población, ante la Ley" graficaba el diputado Eduardo Valdez.


El proyecto de Presupuesto presentado por el Ejecutivo contempla un gasto total de casi 29 billones de pesos, un crecimiento de la economía del 2%, una inflación proyectada del 60%, un tipo de cambio de 218,90 pesos por dólar, y una reducción del déficit fiscal del 2,5 al 1,9 %.


La iniciativa se aprobó pasadas las 5.00, con el respaldo del Frente de Todos, Provincias Unidas, Interbloque Federal y los bloques de Evolución Radical, UCR y Encuentro Federal. Fue rechazada por la Coalición Cívica, el Frente de Izquierda y los diputados liberales. El Pro se abstuvo.


"No es cierto que sea un Presupuesto de ajuste. Está orientado en cinco pilares: la inversión en infraestructura, robustecer el sistema de Salud, Educación, Ciencia, e inclusión social con perspectiva de género. No es un Presupuesto de ajuste", repitió Carlos Heller al iniciar la ronda de discursos.