En Tigre arde la interna de JXC: radicales y macristas se encuentran perdidos

Blefari, Massot y Casaretto , por ahora, lejos de acordar

Foto; Massot

Desorientados, sin conducción política, con el peso de haber dejado un país en crisis, con una “leona” huyó de la provincia de Buenos Aires para entregarse a las presiones de Horacio Larreta, con un Mauricio Macri vacacionando en suiza, y con la figuras de Facundo Manes y Diego Santilli ingresando por la ventana en tierras provinciales, que la interna en Juntos por el Cambio este ardiendo es la resultante natural de tantas contradicciones. Así como la aparición de Nicolás Massot quebró la paz que venía “controlando” el concejal Segundo Cernadas, quienes parecen aporta más leña al fuego es el radical Pupi Blefari, y el vecinalista Matías Casaretto, y en menor medida José Antonio Recio.


Sucede que Massot, que desembarca en Tigre con el apoyo de Rogelio Frigerio y Emilio Monzó, tenía acordado sellar una alianza electoral con el radical Blefari, hombre que responde al radical Gustavo Posse. Sin embargo, por esas cosas que suelen dispararse ante cada cierre de listas, la promesa de respetar el segundo lugar para el radicalismo (possimo), no se estaría cumpliendo. Una postura que llevó a decir al veterano dirigente radical, Blefari, que saldría sólo, “armo lista, que mierda”.


Paralelamente, el vecinalismo que abreva en Juntos por el Cambio, aquel que tiene en Matías Casaretto (Acción Comunal) como máximo exponente, también aspira a presidir la lista de concejales. Desde el espacio que conduce Casaretto dejan en claro que se siente muy mal tratador por JxC al punto de cuestionar a quien fuera mano derecha -y espía- de Vidal en tierra provincial, el ex ministro Alex Campbell a quien acusa de no haber aportado todos los recursos para la última campaña electoral, tal cual lo acordado. En cercanía de Casaretto no descartan presentar lista.


En el medio de este conflicto Cernadas parece encontrarse en soledad. Si Juntos por el Cambio no logra ordenar la casa local es muy factible que Massot -a quien se lo suele ver rosqueando generalmente por un restaurante de la calle Italia en las cercanía del municipio-, al igual que Casaretto, y Blefari salgan a la cancha cada uno por su lado.