top of page

El muerto que Juntos oculta en el armario

Mientras Sergio Massa logra desactivar la bomba, Bullrich, Milei y Larreta presionan y callan los daños causados por el "ruinoso" acuerdo alcanzado entre el FMI y el gobierno de Juntos por el Cambio


Se suele decir que nadie resiste un archivo. También, quién no tiene un muerto en el placard. Nos referimos, en este caso, a la dirigencia política y empresarial, especialmente grupos mediáticos. Esto viene a cuento que, por estas horas, las negociaciones con el FMI encuentran un nuevo pico de tensión nada distinto a lo padecido en tiempos cercanos y no tanto. Lo inédito, lo extraordinario fue la deuda contraída por el gobierno de Juntos por el Cambio. Una verdadera bomba implantada -se sabe tras varias denuncias nacionales e internacionales en un acuerdo entre el organismo, Trump y el gobierno de Juntos-, con toda intencionalidad. Es el muerto que Juntos tiene en el placard y que logra ocultar gracias a la terrible protección mediática.


Mientras Sergio Massa hace malabares y logra frenar hábilmente las presiones del FMI que reclama devaluación, ajuste, privatizaciones, despidos de trabajadores estatales, reducción de jubilaciones, suprimir subsidios a economías regionales y a Pymes estratégicas, entre otras cuestiones, desde la oposición se rasgan las vestiduras asegurando “que hay que cerrar un acuerdo rápido para tranquilizar la economía”. Son, en síntesis, los argumentos que expresan Milei, Bullrich y Larreta, y medios de comunicación que juegan dentro de esta estructura. Son los mismos que cuestionan el gran avance logrado entre la CELAC y la Comunidad Europea en torno a Malvinas: que reconozcan a Malvinas como “territorio en disputa“ y por su nombre, Malvinas. Temas que, como era de esperar, enervó a los usurpadores ingleses. No así a Juntos por el Cambio, mucho menos a operadores de prensa que envenenan con falsas noticias presentándolas como verdaderas.


Son los mismos sectores, Milei, Juntos y medios, que acusan al gobierno de llevar al país al abismo mientras reclaman un acuerdo inmediato con el FMI. Sin embargo, ocultan que el principal conflicto que pone a la economía nacional en vilo ha sido el “ruinoso acuerdo político”, así lo definieron organismos internacionales y judiciales, sellado entre Macri y el FMI por 45 mil millones de dólares.


Esa bomba, el muerto que Juntos oculta en el placard, es una deuda impagable para el país en los términos acordados oportunamente entre Juntos y el prestador. Aún cuando Sergio Massa construye una alquimia que va encontrando cierta claridad, lo cierto es que, además de la pandemia, la inédita sequía (no se registraba desde hace 100 años) deja al país sin poder ingresar 20 mil millones al tesoro nacional.


De aquí a fin de julio se le debe pagar cerca de 3000 millones de dólares. Imposible.


Si la intención de Juntos y el FMI era “exterminar al peronismo”, tal cual prometen los candidatos de la derecha y de la ultra, la deuda contraída es la verdadera bomba que pretenden hacer explotar en las manos del Frente de Todos.


Seguramente, otra sería la situación para el país si el Poder Judicial y el FMI utilizaran un adecuado marco de justicia. Pero no, entre bueyes no hay cornadas. Entre las presiones de los denominados fondos de inversión, muchos de ellos buitres financieros que controlan no pocos recursos naturales en el país, especialmente litio y gas, la connivencia de opositores que velan por los intereses de estos grupos y la omertá mediática, resulta complejo que el ciudadano de a pie comprenda la verdadera magnitud de lo que implica el cadalso, el grillete que impuso el FMI en total acuerdo con Juntos por el Cambio. Tampoco hace mucho despliegue informativo y formativo el Frente de Todos a la hora de explicar que esos 45 mil millones de dólares no fueron pùestos en ladrillos, escuelas, caminos, seguridad, producción: facilitaron la fuga de capitales, tal cual confiaron desde el FMI. ¡Incorregibles caraduras!

250x300.gif
CREAR_Banners_Nacionales_08_300x300.gif
Banner Pcia Seguros.gif
bottom of page