Del triunfo de Campora a Macri y Beatriz Sarlo, y una puja histórica que persiste, y persistirá

El 11 de marzo de 1973 la formula Campora-Solano Lima logra un claro triunfo electoral.

En tiempos en que el imperativo histórico es intencionalmente dejado de lado por dirigentes, medios de comunicación, y por aquellos que se precian de hacer cultura mirando al norte y relegando lo local, resulta justo y necesario hacer un recordatorio de un hecho trascendental en la lucha por el fortalecimiento democrático. Nos referimos al triunfo electoral del 11 de marzo de 1973, cuando la dictadura cívica- militar presidida por el Gral. Lanusse, corrida por la presión popular, tuvo que convocar a elecciones. Claro que, aquella derecha gobernante, una vez, no se privaba de censurar, prohibir y proscribir en este caso a Juan Domingo Perón. Así fue como el Frente Justicialista de Liberación (FRJULI) frente a tamaña agresión, proyectó la fórmula que integraba junto el peronista Héctor Campora y el conservador Vicente Solano Lima.

Aquella victoria en las urnas abrió las puertas al regreso definitivo al país de Juan Domingo Perón y permitió que el peronismo volviera al gobierno luego de 18 años de proscripción.


Ayer los que abrazaban la derecha golpista y reaccionaria, contraria a todo esquema popular estaba encarnada en el poder uniformado y civil. Desafortunadamente debió pasar otra dictadura, las del 76, y serios conflictos institucionales en la región (golpes de estado),para que finalmente la derecha local e internacional tomara la decisión de buscar las urnas. Lo logró con Mauricio Macri , sus CEO, medio


s de comunicación y periodistas y poder judicial actuando en la misma sintonía. En esta saga de la derecha reaccionaria también se sumaron conversos como leuco, majul, sarlo, lantata y tantos otros más, que a base de mentir y construir falsos relatos dieron sustento a una compleja cultura basada en la no racionalidad y la falta de respeto al otro. Inocularon -lo siguen haciendo- a un basto sector de la población al punto tal que lograron sacarlos a las calles a manifestarse. No es un sector opositor tradicional, cosa que sería aceptable y razonable. No es un sector de la población que no interpela, no busca el debate. Son los que aún hoy creen que Cristina se robo un PBI, cuando en realidad lo único que encontraron fue dinero del Grupo Macri y sus funcionario depositados ilegalmente en paraisos fiscales. Es un sector de la población devota, al punto de una extrema fe religiosa, ciega y sumisa. Y a pesar de la derrota electoral persisten en dividir a la población con engaños y mentiras. El último fue el montaje de Beatríz Sarlo con la difusión mediática del caso.

El desafío de las actuales generaciones no es cerrar la mentada griet,. Que a decir verdad, siempre existió. El desafío es construir respeto en la diversidad, tender puentes como los que sugiere Alberto Fernandez y evitar ingresar a la senda del odio que profesa la ultra derecha

Afortunadamente, hay millones de personas que aun reivindican el valor de la palabra y la ética.Cierto que la batalla es despareja. Por eso es imperioso hace memoria, tener en claro de dónde venimos,. Y sobre todo, hurgar en nuestra historia. Radio Nacional nos entrega esta gragea de aquel triunfo electoral que sirve para comprender algunas cosas que suceden por estos pagos.


En este informe rescatamos un internaste trabajo de archivo realizado por el equipo de investigación de Radio Nacional:



https://www.radionacional.com.ar/a-48-anos-del-triunfo-electoral-de-hector-campora/?fbclid=IwAR2eEhkxNQ9o9wya0rwXSdYl22b9pCT58lTm3jeTWEQmwnNUm5fQVfjMuO0



Bajo la consigna “Cámpora al gobierno, Perón al poder”, los candidatos del Frente Justicialista de Liberación Nacional – FREJULI – obtuvieron el 49,5 por ciento de los votos.


Ricardo Balbín-Eduardo Gamond, de la Unión Cívica Radical, logró el 21 por ciento y Francisco Manrique-Rafael Martínez Raymonda de la Alianza Popular Federalista el 15 por ciento.


La asunción presidencial de Cámpora se concretaría el 25 de mayo de 1973 frente a la presencia del pueblo que colmó la Plaza de Mayo.


El presidente de facto, general Alejandro Agustín Lanusse, le entregó los atributos de mando en medio de una enorme movilización popular que abucheó a los militares salientes


Semanas después de asumir la presidencia, Cámpora viajó a Madrid para acompañar a Perón en su regreso definitivo a la Argentina.


El 13 de julio de 1973 Cámpora y Solano Lima renunciaron a sus cargos para permitir la realización de nuevas elecciones, donde vencería Perón con más del 60 por ciento de los votos.


300x250.gif
350x320 junio.gif