COVID "esquizofrénico": del aplauso al envenenamiento

El 5 de julio se registraron 1.149 casos positivos sobre los 5.260 registrados en la provincia de Buenos Aires. El mismo día, en la Región V hubo que lamentar la pérdida de 61 vidas. Lo llamativo es que hace casi un año atrás, cuando la ciudadanía tenía mayor responsabilidad, se registraban la mitad de casos y tres personas fallecidas. Sin medir las consecuencias (o si), determinados medios de comunicación -unidos a la principal oposición política- comenzaron a usar el fastidio que naturalmente la pandemia genera en la sociedad para irritar más a la población haciéndole el juego al virus.


Por: Fernando Gañete Blasco.- El mundo atraviesa la pandemia con más dudas que certezas. Cuando la vacunación crea una esperanzadora expectativa, la variante Delta genera preocupación y la posibilidad de nuevas variantes algunos temores. El camino desde que el Covid-19 comenzó a atacar a la población mundial fue transitado de distintas formas, de acuerdo a la idiosincrasia de sus ciudadanos y el comportamiento de quienes son líderes de opinión, ya sea políticos, comunicadores, dirigentes, empresarios, figuras (de los distintos ámbitos) de cada país. Hoy, en el mundo, la cifra escalofriante de vidas perdidas está cerca de 4 millones.

Para poner algunos ejemplos y, si se quiere, compararlos con nuestro país, en Japón el 80% de sus habitantes no quieren que se disputen los Juegos Olímpicos por la gran cantidad de casos diarios de Covid-19 registrados en los últimos días: hay entre 600 y 700 casos positivos en una población de casi 125 millones de habitantes. Con esos números, acaban de salir de la emergencia epidemiológica. En Australia acotaron los regresos de sus habitantes que viajaron al exterior a 450 personas, porque el gobierno y los ciudadanos están preocupados por 70 casos positivos diarios (el 5 de julio registraron 46 casos). También cancelaron las carreras de Fórmula 1 y Moto GP que se debían disputar en ese país, de la misma manera que suspendieron ambas competencias el año pasado por el mismo motivo. Entre una población de 25 millones están vacunados casi un 30% con una dosis y el 5% con dos. Los ciudadanos de ese país acatan las medidas del gobierno y, en su gran mayoría, entiende que las medidas son para cuidar a su población.

En nuestro país, cuando el Coronavirus llegó, parecía que había una comunión entre todos los argentinos para enfrentar a ese enemigo invisible. A las 21 horas todos aplaudían a los trabajadores de la salud, y había una coincidencia cuando todos los diarios llevaron en su tapa la leyenda “Al virus lo frenamos entre todos. Viralicemos la responsabilidad” con el hashtag #SomosResponsables. Durante la pandemia algo sucedió. Como si a algunos sectores les molestara que los argentinos estén unidos acompañando el trabajo de un gobierno. Sin medir las consecuencias (o si), determinados medios de comunicación -unidos a la principal oposición política- comenzaron a usar el fastidio que naturalmente la pandemia genera en la sociedad para irritar más a la población haciéndole el juego al virus. Así fue que criticaron todas las medidas preventivas, acudieron a un insólito argumento de que los cuidados iban en contra de la libertad, hablaron de “infectadura”, pusieron en duda la efectividad de las vacunas, llegaron a denunciar penalmente al presidente de querer envenenar a los argentinos por comprar vacunas. Todo ello con agresividad, violencia, mentiras y malicia en muchos casos. Eso concluyó en que la sociedad naturalice miles de casos positivos de Covid-19 y la pérdida de miles de vidas.


Así llegamos que el 5 de julio se hayan registrado 17.277 nuevos casos positivos de Covid-19 en el país; al día siguiente 21.590; el viernes 2, 20.888. Las vidas que se perdieron en el registro de esos tres días superan las 1.700. Estamos en una meseta altísima en esta segunda ola, a la espera de que la gran campaña de vacunación evite tantas muertes y que se adelante a la variante Delta que es casi un hecho que llegará. Nos detenemos, como hacemos habitualmente, en la Región V que reúne a trece distritos de la zona norte bonaerense. El día 5 de julio se registraron 1.149 casos positivos sobre los 5.260 registrados en la provincia de Buenos Aires. El mismo día, en la Región V hubo que lamentar la pérdida de 61 vidas. Lo llamativo es que hace casi un año atrás cuando la ciudadanía tenía mayor responsabilidad se registraban la mitad de casos y tres personas fallecidas.

Ayer, el país registró 21.590 contagios y 469 fallecidos


En lo que respecta a los casos acumulados de la Región V sobre caso 1.280.000 testeados se registraron 413.458 casos positivos, de ellos 375.324 fueron recuperados 38.134. Lamentablemente fueron 10.295 vecinos que perdieron la vida.


Para finalizar se puede analizar la curva de contagios y muertes desde el inicio de la pandemia, donde se aprecia que, más allá de la leve baja de esta segunda ola, es más elevada que la del año pasado, por lo que es importante mantener la responsabilidad.



Todo indica que en poco tiempo volveremos a la nueva “normalidad”. Para ello sería inteligente acatar lo que recomiendan los especialistas y seguir haciendo un esfuerzo más, cuidándonos para que la variante Delta no ingrese con fuerza. En algunas semanas el porcentaje de argentinos vacunados traerá tranquilidad. Recuperemos esa unidad y positivismo de cuando todos los diarios coincidieron que Al virus lo frenamos entre todos.


300x250.gif
Gestoria Noemi ok.jpg