ARBA: las medidas nacionales y provinciales mejoraron la recaudación

La recaudación bonaerense repuntó en los últimos meses y cerró 2020 con un crecimiento interanual de 27,6%



Si el 2019 fue un año complejo, y en muchos casos dramáticos, para los bolsillos, la pandemia termino por potenciar el cuadro. Una realidad que se vio reflejada en los índices económicos y de recaudación fiscal. Sin embargo, gracias a las distintas medidas instrumentadas por el gobierno de Alberto Fernández y Kicillof, respectivamente, la situación pudo ser revertida. Así queda revelado, en gran medida, al conocerse que “la recaudación bonaerense repuntó en los últimos meses y cerró 2020 con un crecimiento interanual de 27,6%”, tal cual detallaran desde la Agencia recaudadora de Buenos Aires (ARBA)


De acuerdo con los datos aportadora por el organismo, los recursos propios de la provincia de Buenos Aires “alcanzaron a lo largo de 2020 un total de $467.016 millones, monto que representa una suba interanual de 27,6%” y refleja la recuperación experimentada en los últimos meses, que “permitió dejar atrás lo peor de la pandemia” tal cual señalara Cristian Girard, director de ARBA


Al respecto el funcionario dijo que “entre marzo y abril de 2020 la recaudación sintió el impacto más profundo de la crisis sanitaria. Luego de esa caída, comenzó a revertirse la tendencia y se inició una progresiva recuperación que fue consolidándose con el correr de los meses”.


El director de ARBA hizo hincapié en que “en medio de la crisis sanitaria, y en forma coordinada con el resto del gabinete provincial, pudimos acompañar y ayudar al conjunto de los contribuyentes, en particular a las pymes, comerciantes, microempresas y sectores medios”.


En lo que respecta Impuesto sobre los Ingresos Brutos, siempre durante el 2020, exhibió un crecimiento de 29,1%, totalizando $339.086 millones. Esa evolución tuvo como marco una caída implícita del nivel de actividad que estuvo en torno al 9,7%, con un impacto negativo que fue heterogéneo y afectó de manera diferente los distintos rubros de la economía.


Respecto del tributo de Sellos, la recaudación alcanzó los $37.043 millones, con una suba de 22,9%. En este caso, la evolución del impuesto se vio perjudicada, en particular entre abril y mayo de 2020, por impacto de la crisis sanitaria en los rubros inmobiliario y automotriz. A partir de ahí, se observó una recuperación que fue coincidente con la mejora evidenciada en esos sectores.


El Impuesto Inmobiliario Urbano (Edificado y Baldío) aportó en 2020 un total de $28.276 millones, con un incremento interanual de 41%. Por su parte, el Inmobiliario Rural sumó $14.131 millones, con una mejora de 40,6% en comparación con 2019.


A lo largo del año, Automotores y Embarcaciones Deportivas (hay una evasión considerable) totalizaron $37.653 millones, con un crecimiento de 28,5%. Por su parte, los planes de regularización sumaron $9.934 millones y el tributo a la Transmisión Gratuita de Bienes aportó $893 millones.


En cuanto a los efectos negativos provocados por la pandemia, cabe destacar que, por un lado, generó una caída notoria en el nivel de actividad, que tuvo su impacto en la evolución de Ingresos Brutos y Sellos. Por otro, afectó la cobrabilidad de todos los impuestos patrimoniales, en particular automotores y embarcaciones.