Alberto Fernández, es o se hace

El acto en CGT demostró que el Frente de Todos está más unido que nunca

Imagen Telam


Por: Tano Armaleo.-El acto de ayer en la CGT, recordando el fallecimiento de quien fuera tres veces presidente constitucional de los Argentino, y cambiara la historia del país para bien del interés nacional y popular -estamos hablando de Juan Domingo Perón-, que tuviera como único orador al presidente Alberto Fernández, puso en evidencia que el Frente de Todos está más unido que nunca. Aún con todas las diferencias y debate interno de cara a la población que se observa , siempre con el objeto de mejorar la vida del pueblo, el homenaje a Perón con la presencia de gobernadores y funcionarios, y por lo dicho por el primer mandatario, más de uno o una se podría preguntar si Alberto ¿es o se hace?.


No hay manual de conducción política o de estrategia publicitaria que recomiende ponderar o salir a cuestionar o contestarle, a quien se muestra como el principal competidor. Sin embargo, Alberto Fernández, que de boludo no tiene nada, podrá gustar más o menos su criterio de construcción política pero queda en claro que gil no es, salió a responderle a Cristina Kirchner.

"El poder pasa por la capacidad de convencer" , dijo el presidente respondiendo al reclamo de la conductora de La Cámpora y del denominado kirchnerismo. De ahí a pensar que esto podría ser una suerte de juego de policía bueno y malo, bien podría ser un buen reduccionismo para analizar lo expresado en CGT.


Lo dijo frente a gobernadores como Axel Kicillof, Jorge Capitanich, (Chaco); Ricardo Quintela (La Rioja), Raúl Jalil (Catamarca), y Osvaldo Jaldo (Tucumán), el camporistra ministro Wado De Pedro y demás funcionarios del gobierno nacional. Dirigentes que seguramente, hoy, también estarán compartiendo acto con Cristina Kirchner en Ensenada. Oportunidad en que, seguramente, la conductora del espacio volverá a marcar agenda y la cancha; sin sacar los pies del plato.


No son pocos los que consideran que enfrentar al modelo neoliberal que expresa la derecha de Juntos, cotejar pensamientos e ideologías, requiere de un ejercicio político extremo que exige formación y fuertes convicciones. Y sobre todo, no subirse al ring que propone la derecha: el de la virulencia y el de la agresión constante.


Todo indica que quien podría contener a la tropa más “apresurada” para que no suba al ring de la virulencia, sería Cristina. Una Cristina que tira lazo con los EE. UU, con el Papa y el poder internacional sin perder de vista la nueva alquimia mundial que se aceleró con la guerra en Ucrania. No por casualidad, la relación de Máximo Kirchner con Sergio Massa es de lo más aceitada y óptima; el tigrense es la otra pata que garantiza la unidad de Frente de Todos