Alberto Fernández cambió de montura prometiendo no cambiar de caballo

Luego de horas de incertidumbre y tras consensuar con Cristina Kirchner y Sergio Massa, el presidente impuso a Silvina Batakis como Ministra de Economía. Aseguró que el rumbo económico no se altera.


Tras más de 24 hora de incertidumbre, de idas y vueltas, de infinidades de operaciones tirando nombres, y una oposición jugando una vez más a la desestabilización del gobierno y a la devaluación, finalmente el presidente Alberto Fernández se definió por Silvina Batakis como la sucesora de Martín Guzmán. En el medio, además de las naturales y frenéticas reuniones que suelen agitar este tipo de decisiones, más aún en un Frente de Todos en que la convivencia y construcción política institucional es un verdadero desafío en sí mismo, el hecho de que el presidente se dispusiera a tomar el teléfono para consensuar con Cristina Kirchner el nombre de la nueva ministra de economía, terminó por destrabar la situación. Y, todo indica que ambos dirigentes podrían mantener una reunión el Olivos; también participaría Sergio Massa quien estuvo muy activo para que el final fuera el conocido ayer noche


Fueron más de 24 horas de incertidumbre hasta llegar a la denominación de Silvina Batakis. Incertidumbre que no terminó de calmarse del todo ya que el anuncio de la nueva funcionaria fue comunicado, a través de redes sociales, por la vocera presidencial Gabriela Cerrutti.

Cuando se había informado que ella, junto al jefe de gabinete, Juan Manzur, brindaría una conferencia de prensa para dar detalles, nada de eso sucedió. Para suspender la conferencia se argumentó un tema tan ridículo, como fue la presencia de 8 personas en la puerta de la Quinta, cacerola en manos, que impedía que la transmisión de la misma fuera la adecuada. Insostenible el argumento para brindar detalles de una tema que tenía en vilo a la población.


Se podría decir que en términos binarios, eso de ganadores y perdedores que tanto gusta al liberalismo y a la derecha nativa, el presidente logró consolidar a una figura que bien podría definirse cercana a él, en tanto y en cuanto Batakis viene de ser ministra de Daniel Scioli durante su gobernación. Sin embargo, también es bien considerada por los gobernadores, y en gran medida por el denominado kirchnerismo: era funcionaria del Ministro Eduardo “Wado” De Pedro.


Si Batakis promete ser la re oxigenación que el ala más crítica -Cristina y Massa- del Frente de Todos le reclama al presidente a la hora de atender temas preocupantes y urgentes, tarifas, inflación, salarios, importaciones y distribución de la riqueza, Alberto Fernández pareciera haberle bajado las expectativas al sostener que “el rumbo económico no se altera”. Tal vez, habrá que aguardar si esto será efectivamente es ratificado por el primer mandatario en la reunión que en estos momentos (8.45) mantiene con Batakis en la Quinta de Olivos


Una postura -continuar con la misma política económica- que bien podría determinar que el presidente cambió de montura, no de caballo. Ratificó la política, aquella que los dos principales socios del Frente de Todos, Kirchner y Massa, al igual que gobernadores y CGT, la vienen reclamando.


Batakis cuenta en su haber con una mirada política de la economía que proviene de su larga militancia dentro del peronismo, lo que le otorga una sensibilidad social y pragmatismo por demás interesante para abordar la actualidad nacional y mundial signada por la pandemia y ahora por la guerra en Ucrania. Aún cuando fuera parte de un gobierno como el de Scioli, considerado como de los más desdibujados desde la llegada de la democracia junto al del radical Alejandro Armendaris y Vidal, la nueva ministra carga con el respaldo político de gobernadores, y detodo el Frente de Todos.

300x250.gif
350x320 junio.gif