La provincia autorizó el regreso a las aulas en escuela de San Isidro

Será para los últimos años de primaria y secundaria de la Escuela Malvinas Argentinas. Es el primer intento desde que la pandemia llegó al país

Producto de una política sanitaria que lleva más de 8 meses y que a la luz de los hechos evitó que los muertos no se triplicaran y los médicos no se vieran en la necesidad de descartar pacientes como ha sucedido en Europa y EE.UU, por caso, el próximo lunes próximo lunes 9 de noviembre, la provincia de Buenos Aires autorizó a San Isidro reabrir la Escuela Municipal Malvinas Argentinas para realizar actividades de revinculación escolar con estudiantes de sexto año de primaria y secundaria. Sucederá tras ocho meses de suspensión de clases.

Al respecto, el intendente Gustavo Posse, recordó que desde hace dos meses viene pidiendo por el retorno de las clase. “Nos preparamos en un escenario para convivir con el virus por un largo tiempo, donde la escuela, aun con virus circulando, de forma segura, tiene que poder volver a funcionar”, detallo el intendente radical.

En rigor, el regreso de estos alumnos no será exactamente bajo el formato de las clases habituales, sino para que participen de actividades no escolares, recreativas y voluntarias. Según informó la Directora General de Educación del Municipio, Marisol Reigosa, “serán instancias de reencuentro, que incluirán reflexiones sobre la pandemia, el cuidado del cuerpo y de la salud, tareas de revinculación y otras sobre la emocionalidad dañada durante los meses de aislamiento”.

Desde el área de Educación del municipio precisaron también que en el caso de la primaria se pondrá el foco en actividades pedagógicas como analizar qué les resultó más fácil y más difícil en la etapa de aislamiento. También realizarán infografías, gigantografías y carteles con palabras que representen la situación actual. Y además, reflexionarán sobre la importancia de volver a la escuela.

Mientras que para los estudiantes de secundaria indicaron que habrá simulaciones de juegos y roles; los alumnos escucharán música y utilizarán esas letras para recitar poesía, pasar a prosa y cambiar la rima. Habrá rondas de lecturas y se hablará sobre los videos más vistos durante el confinamiento.

También aclararon que en todos los casos la asistencia es optativa. La escuela proveerá los elementos de higiene y cuidado personal (alcohol en gel, líquido y repelente).

Los pupitres se desplegarán en rondas en el patio y en grupos de no más de diez alumnos. Los encuentros se producirán bajo una burbuja estricta. Además, estudiantes y docentes se agruparán por células; es decir, que los mismos chicos trabajarán siempre con las mismas maestras y maestros, de modo que si ocurriera un caso de coronavirus pueda aislarse solamente a ese grupo y no sea necesario cerrar la escuela. La condición protocolar de no cruzarse con otros grupos.

De esta manera, volverán unos 53 estudiantes de primaria y 40 de la secundaria. Cada grupo podrá asistir una vez por semana, en turnos de una hora y media, previendo media hora entre turno y turno para limpieza y desinfección. Con horarios de ingreso y egreso escalonados para evitar aglomeraciones. Es decir que, concurrirán de 8:30 a 10:00, de 10:30 a 12:00, de 13:00 a 14:30 y de 15:00 a 16:30.

Solo se permitirá el ingreso de los estudiantes correspondientes al día y horario asignado. Otro de los aspectos a tener en cuenta es que aún no podrán utilizar el transporte público.

Además del uso del tapabocas y el mantenimiento del distanciamiento social, se tomará la temperatura a todas las personas que ingresen al establecimiento. En caso de que alguna presente una temperatura mayor a los 37.5 grados o más, deberá regresar a su casa.