Proponen que en tierras incendiadas del delta se prohíba alterar el destino de uso: nada de cemento

Es un proyecto de Ordenanza, presentado por el concejal Javier Parbst, que intenta introducir cambios al Código Urbano

Los incendios intencionales que azotan a varias provincia y al delta del Paraná, continúa siendo materia de preocupación. Así lo acaba de expresar el concejal Javier Parbst del Frente de Todos quien presentó un proyecto de ordenanza para “prohibir modificaciones del uso y destino que esas superficies tenían con anterioridad a dichos siniestros”. En el delta del Paraná, se estima que cerca de 90 mil hectáreas de humedales fueron afectadas por el fuego. Y en los últimos meses se registraron siniestros de este tipo en Dique Luján, Benavidez y la Primera Sección de Islas.

La intención del peronista, alineado con el intendente Julio Zamora, es “proteger los ecosistemas víctimas de incendios” que de la mano de la intencionalidad intentan destruir todo a los fines de destinar dichas tierras a emprendimientos inmobiliarios. Así lo denunció recientemente el ministro de Medio Ambiente Juan Cabanié. El proyecto de Parbst en sintonía con el presentado en el Congreso de la Nación por Máximo Kirchner, prohíbe por 30 o 60 maños, según sea el caso, alterar o modificar el uso y destino que esas superficies tenían con anterioridad a dichos siniestros.

“A partir de estos hechos, surge la necesidad de ponerle fin a la especulación financiera e inmobiliaria sobre las tierras arrasadas por el fuego, así como garantizar las condiciones para la restauración de las superficies afectadas y desalentar los incendios intencionales”, expresó Javier Parbst, referente de Peronismo 26 de Julio Tigre.

La propuesta es agregar el “Artículo 12 bis”, al Código Urbano, para prohibir por el término de 30 años modificaciones del uso y destino en las superficies de bosques nativos o implantados, áreas naturales protegidas y humedales que hayan sufrido incendios, sean provocados o accidentales. También se prohíbe en dichas parcelas la división, subdivisión, loteo, fraccionamiento o parcelamiento, total o parcial y la realización de emprendimientos inmobiliarios.

“Es imperativo una remediación ambiental a todo territorio alcanzado por las quemas e incendios, dando una respuesta institucional a la especulación inmobiliaria sobre los humedales”, concluyó el concejal Javier Parbst.