En manos de la Justicia pende la salud de más de 450 personas

Son dos clínicas que fueron clausuradas por cuestiones administrativas a instancia de la jueza Arroyo Salgado. Además del personal de la salud, la región norte pierde la posibilidad de disponer de 220 camas.Vitales en plena pandemia

Un fallo judicial podría reabrir dos clínicas en Vicente López. Sin embargo, las presiones frenan la decisión

En mano de la Cámara Apelaciones en San Martín esta dar una solución objetiva, real y factible, como es la reapertura del Sanatorio Pelliza y del Centro de Salud Norte, ambos ubicados en Vicente López. Clausurados, cabe recordar, por la jueza Sandra Arroyo Salgado debido “a la muerte dudosa” - causa Nº13510/20- producida plena pandemia. Detrás del cierre de ambos establecimientos privados, pende la vida de cerca de 500 empleados: médicos, enfermeras, y personal administrativos. Además, hay poco más de 220 camas que están inutilizadas debido a la medida judicial. Y lo propio en materia de equipamiento.

Aún cuando el país y la región norte requieren, tanto de camas y como de personal de salud para atender los altos índices de contagios, los tiempos judiciales están impidiendo la reapertura. Desde el poder político, léase intendenta Jorge Macri, al igual que Axel Kicillof, aseguran que “mientras la justicia no levante la clausura mal podríamos nosotros habilitarlas”, comentaron ante Lo Nuestro fuentes del municipio de Vicente López.

No menos preocupados se muestran desde el sindicato de Sanidad, FATSA Zona norte, que a través del Secretario Gral. Néstor Genta, viene transitando, además de las instancias judiciales, el andarivel institucional. Al respecto, asegura que en estos ámbitos (municipio y provincia) “hay plena voluntad por poder contar con más camas y con todo el personal de salud; demás está decir lo necesario que hoy resulta tener a los dos establecimientos atendiendo en medio de la pandemia”.

Días pasados el presidente Alberto Fernández junto al gobernador Kicillof , la titular del PAMI y el intendente de Escobar, habilitaron, en este distrito, el Hospital Municipal Néstor Kirchner. Era una antigua clínica que tras cerrar sus puertas, el estado logró adquirirla: invirtió 150 millones de pesos para reacondicionarla y reequiparla. Si bien en el caso de las dos clínicas de Vicente López las estructuras edilicias y de equipamiento están lista para comenzar a atender paciente, lo de Escobar es un claro ejemplo de eficiencia administrativa -en todos los niveles y poderes-, puesta al servicio de la salud.

De acuerdo con la información recabada entre los empresarios que dirigían ambos establecimientos médicos, Grupo Rophe, existe la predisposición y las posibilidades financieras para reabrirlas. Un detalle no menor es que el Centro de Salud Norte brindaba prestaciones al PAMI. En tanto, Sanatorio Pelliza -con muy buen equipamiento para la atención cardiológica- estaba más concentrado al sector privado; prepagas.

No es ninguna novedad que la competencia en el sector salud es conocida, y en muchos casos impiadosa cuando ve que puede perder terreno. Daría la sensación que estarían moviendo algunas piezas más allá de los límites de Vicente López para frenar la reapertura de ambos nosocomios.

300x250.gif
Gestoria Noemi ok.jpg