Qué hay detrás de orquestada rebelión policial: que la población se violente

Uniformados manifiestan en la Quinta de Olivos. La oposición en silencio

Decenas de Policías de la Provincia de Buenos Aires, a bordo de sus vehículos, se encuentran rodeando la Quinta de Olivos bajo el argumento de solicitar una mejora salarial. Una extraña movilización, sin control y conducción y mucho menos vocación de diálogo, que revela que dicho malestar excede el legitimo tema salarial. Es una clara postura destituyente y desestabilizadora orquestada más allá de los y las uniformadas. No por casualidad la protesta en la puerta de la Quinta de Olivos, los mandaron allí. Semejante rebelión policial, es eso, no otra cosas, excede el marco reivindicativo en términos laborales.

Es evidente que detrás del lógico reclamo salarial- de hecho el gobernador Kicillof se apresta a anunciar una mejora, aquella que no tuvieron con Vidal-, se está montando un sector de la dirigencia política que viene venteando el tema del golpe institucional. Así como dirigente como Elisa Carrió, Mauricio Macri, Patricia Bullrich, Waldo Wolf, Mario Negri, Rodolfo Cornejo, alimenten la desestabilización y generan clima de virulencia, no menos cierto es el silencio de quienes se presentan como dialoguistas. En un momento complejo que bien podría replicarse en otros puntos del país, se requiere el férreo compromiso democrático de todas las fuerzas políticas.

Algo así como cuando los carapintadas intentaron un golpe contra el gobierno de Raúl Alfonsín e inmediatamente el Partido Justicialista se puso del lado que tenía que ponerse: junto a la voluntad popular, codo a codo con el presidente Alfonsín.

Resulta claro que todas estas voces desestabilizadoras provenientes desde la oposición, en particular de un amplio sector de Juntos por el Cambio y del periodismo macrista, procuran violentar la situación. Quieren un muerto en las calles. Y que la población, que acompaña al presidente Alberto Fernández, gane la calle y si es posible, se enfrente con los uniformados que hoy salieron a manifestarse manipulados por los que buscan otros objetivos: desestabilizar al gobierno, dar un golpe como anticipó Duhalde días pasados tal vez.