El Hospital Municipal de Vicente López bajo el agua

Producto de serias fallas estructurales que llevan décadas, la tormenta de ayer ingreso al Houssay sin pedir permiso

La fuerte tormenta que se desató en la tarde de ayer dejó bajo el agua a diversos sectores de AMBA causando serios daños. Tal el caso del Hospital Municipal de Vicente López el agua hizo estragos en varias oficinas.

La imágenes aportadas y virilizadas por el personal de salud, vuelven a poner al descubierto que el viejo y legendario nosocomio “Bernardo Houssay” tiene fallas estructurales de consideración. Ni la mentira montada por entonces intendente Enrique García al igual que el relato de Jorge Macri, ambos argumentando tener un Hospital modelo, tienen sustento cuando se observa como el agua de una tormenta termina inundando oficinas. El agua escurría por las cañerías de luz, descendía por los aíres acondicionados y emergían de los baños, un verdadero desastre que revela fallas diseño y construcción.

Si la calidad profesional de la salud pública municipal puede agendarse y competir con orgullo con otros nosocomios del país, el resto, la estructura edilicia, la hotelería -camas, sabanas, comida, etc. – es un verdadero desastre tal cual vuelve a revelarse frente a una contingencia climática.

De poco y nada sirvieron las decenas y cientos de millones invertidas en el Houssay, que al decir de ambos intendentes, auguraba un hospital que sería orgullo para los vicentelopense. El silencio cómplice y connivencia entre oficialismo y oposición para cubrir los relatos que giran en torno al Hospital, no es nuevo. Lo Nuestro lo vienen denunciando desde hace más de 20 años, arando en medio del agua.

Salvo la fuertes posturas del Sindicato de Trabajadores Municipales y de ATE, y de los trabajadores de la salud, desde hace más de 20 años el poder políticos no termina de sincerar cuál es el verdadero estado del hospital que cada tanto muestra un lamentable rostro.