Mauricio Macri sacó a los troles con el banderazo, de paso le pegó a Vidal, Larreta y al primo tambi

Con el falso argumento de que no "hay libertad", de que "te van a sacar la casa", no poca gente salió a la calle

Foto: Móvil y periodistas debieron retirarse del Obelisco debido a la dura agresión propinada por los que se movilizaron por la "libertada de prensa"

Por: Tano Armaleo.-“Hemos visto un gobierno que intentó en la pandemia avanzar sobre la libertad de expresión, la Justicia, la independencia de los poderes, la propiedad privada. Pero generó una reacción activa y fuerte de la sociedad, que se movilizó para expresarse en contra de estos avances", ratificó, vía redes sociales, el ex presidente Mauricio Macri al momento de participar de una video conferencia realizada en Chile y promovida por la derecha de Latinoamérica. Expresiones que se compadecen con una fuerte embestida institucional realizada días atrás por parte del PRO nacional mediante una solicitada.

Las expresiones del ex “presidente” subidas a las redes fueron un correlato de lo redactado por la mesa de conducción del PRO que preside Patricia Bullrich. En aquel escrito se volvía a socavar el sistema institucional y democrático del país. La reacción del PRO que se muestra sensato y proclive a un diálogo franco con el gobierno nacional, no tardó en salir a repudiar la solicitada. María Eugenia Vidal, Horacio Larreta, Jorge Macri, Néstor Grindetti, Cristian Ritondo, entre otros, además de mostrarse distantes y nada coincidentes con la mirada “talibán” y ciertamente “distante de la realidad institucional” tal cual comentaron, exigieron un nuevo esquema en la conducción del PRO. Mauricio Macri, compelido por la arremetida, se vio en la necesidad de abrir el juego. A partir de ahora, no será solo la ex montonera Patricia Bullrich quien defina la letra chica del PRO. Ritondo, Jorge Macri y Vidal, por caso, serán parte activa de la mesa chica del PRO. Además, en medio de tanto tire y afloje, aparece el tema del espionaje ilegal. En la intimidad, Larreta, Vidal, Diego Santilli están que trinan. No perdonan -tampoco parecen quererlo hacer- semejante cacería. Mucho menos utilizando al Estado, en este caso la AFI que conducía el íntimo amigo de Mauricio, Gustaba Arribas.

Demás está decir que la estocada de avanzar sobre la mesa chica del PRO cayó como un balde de mierda sobre los hombros del ex presidente y de la ex ministra. Fiel a su estilo, Mauricio Macri activó todos los protocolos para mostrar disgusto. Motorizó al equipo de troles que solía conchabar el gobierno de Cambiemos vía Marcos Peña. De este modo, Marquitos volvió a las andanzas.

Paralelamente a estos cruces, el intendente de Vicente López, Jorge Macri, y su par de Lanús, Néstor Grindetti, se reunían con Alberto Fernández en la Quinta de Olivos. Los jefes comunales volvieron a manifestar vocación de diálogo y respeto a la gobernabilidad. Aquella (la gobernabilidad) que Mauricio Macri, al igual que otros cambiemistas, por caso Rodolfo Cornejo, Elisa Carrió, Mario Negri, Miguel Pichetto, no están dispuestos a respetar.

Volviendo al tema troles. Todo indica que, alentado por Patricia Bullrich, Mauricio Macri movió las redes sociales. No lo hizo solo. Como siempre, contó con un poder que mundialmente es seriamente cuestionado: medios concentrados de comunicación. Así fue como se activó un cacerolazo en todo el país para “impedir que seamos Venezuela, “que no nos expropien nuestras casas”, “por la libertad de prensa”, y contra “el invento del COVID” creado por el gobierno con objeto de “meter miedo para tenernos a todos encerrados y así apropiarse de todos nuestros campos y casas”, se escuchó decir en las calles.

El banderazo se dió en distintos puntos del país, Quinta de Olivos incluido y mientras la gente agredió fuertemente a periodistas de C5N, al punto de poner en riesgo la vida de ellos.

En definitiva, detrás de la manipulación social creada por Mauricio Macri aparecen dos intenciones. El tuiter subido ayer es una clara señal de disgusto por tener que abrir la mesa chica del PRO. Y también es una “devolución de favores” a los que consideran que el diálogo con el oficialismo es una razonable manera de consolidar la democracia bajo el marco que sugiere Fernández, respeto en la diversidad. ¿Y qué hace Jorge Macri en este entramado donde tiene a su primo como piedra en el zapato?: ¡política, estúpido!.

300x250.gif
Gestoria Noemi ok.jpg