Kicillof-Magario: de la tierra arrasada a la reconstrucción de la provincia de Buenos Aires


Lo que deja Vidal

Luego de que la fórmula del Frente de Todos de la provincia de Buenos Aires obtuviera el terrible resultado, 52% de los votos frente al 32 % de la gobernadora Vidal, se abre una nueva instancia política e institucional. Así lo señalaba el electo gobernadora Axel Kicillof que viene insistiendo que “la gobernadora deja tierra arrasada”. El ex ministro de economía que recorrió dos veces la provincia, distrito por distrito conversando con la gente, industriales, comerciales y agricultores, asegura que por los pocos datos que se suministra Cambiemos Buenos Aires tiene un fuerte endeudamiento en dólares cercanos a los 12.000 millones, que la pone en una delicada situación financiera por razones obvias. Tan delicada y compleja es el panorama provincial que, para pagar sueldos, la gobernadora debió postergar el pago de un bono emitido por la Pcia. que vence los primeros días de diciembre.

Desbastada no solo en términos financiero. La provincia que deja el modelo de Vidal, que no es otro que el aplicado por Cambiemos -tomar deuda, bajar salarios, desfinanciar programas sociales, desalentar la producción y trabajo nacional, entre otras variantes-, generó además de la “terrible deuda en dólares”, “un sistema educativo esmerilado, hospitales cuando no sin insumos, con turnos larguísimos, un aparato productivo prácticamente quebrado por el fuerte endeudamiento, tarifas dolarizadas, insegura y empleados provinciales acosados y maltratados”.

Es evidente que el desafío de Axel Kicillof y Verónica Magario será titánico si dar vuelta la provincia se trata. Nada imposible si tienen en claro hacia dónde se quiere ir; y sobre todo, saberlo hacer.

Por lo pronto, María Eugenia Vidal, ayer a la noche con los resultados en la mano, decía que intentará encarar “una transición democrática, como corresponde”.


300x250.gif
Gestoria Noemi ok.jpg