Guillermo Mario Nobua, honró la vida y así lo recuerdan


A un año de su fallecimiento

Foto: Guillermo (el segundo a la izquierda campera desabrochada) logra ver al joven gobernador de Santa Cruz,

Honrar la amistad es un gesto tan noble y digno como el de honrar la vida. Por eso, cuando uno ve o descubre que en medio de tanta tempestad, afán desenfrenado por escalar posiciones materiales, existen seres que hacen culto a la recreación de los afectos y la amistad, es ahí, donde aparece aquello de “la puta que vale la pena estar vivo”. Vivo para ver y ser testigo de como un gran número de amigos y compañeros se aprestan a recordar la memoria de Guillermo Mario Nobua, fallecido el 25 de noviembre de 2018.

Guillermo Mario Nobua era, aparte de un reconocido Sicólogo Social y ex funcionario Subdirector de Adicciones del Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires, una persona que pudo, y eligió, ser buen tipo. Estaba camino a recibirse de abogado. Necesitaba del derecho para darle volumen a la sociología. Guille, para todos los que lo frecuentaban, era sumamente afectuoso con los más íntimos, solidario con propios y extraños, y gentil hasta la medula. Como funcionario, nunca especulaba a la hora de tender brazos solidarios, menos preguntar de dónde venían. Simplemente se ponía a la par de aquellos o aquellas que golpeasen la puerta de su despacho. En realidad ese no era el ámbito donde mejor se movía. Su trabajo profesional estaba en las calles del conurbano. Allí donde las necesidades requieren de la asistencia estatal. Y allí estaba Guillermo poniendo los brazos como si fueran puentes.

Tuvo el “placer y orgullo”, así lo decía, de conocer al entonces gobernador Néstor Kirchner durante un viaje por el sur junto a su hermano y otros compañeros. “Durante el viaje, insistía que quería ver, sí o sí, al joven gobernador a lo que nosotros lo mirábamos como diciendo, estás el pedo”, recuerda con una sonrisa su hermano, gemelo, Fernando. Finalmente, y luego de una hora de espera, Néstor Kirchner los recibe en el despacho. “Terminamos hablando más de una hora, Guille le dice que le gustaría verlo como presidente, a lo que Néstor lo mira pícaramente y le dice, viniste de tan lejos para cargarme, hace una pausa y agrega, si ustedes me acompañan con pibes como uds. vale la pena ser presidente”. Así como esta, Guillermo fue acumulando decenas de anécdotas.

Pasó un año desde que dejara las miserias terrenales, y en días más su hermano, Fernando, lo estará recordando. Y lo hará junto a muchos amigos, amigas, compañeras, compañeros, y amigos del “fulbito” que lo evocarán, vino de por medio, honrando aquella corta vida que por haberla transitado haciendo camino al andar, no fue un simple paso por el mundo terrenal.


ULTIMAS NOTICIAS
Lea la Edición Impresa
LoNuestro_tapita.jpg
Sigue "LO NUESTRO"
  • Facebook Basic Black
  • Twitter Basic Black

Categorías

300x250_Asistencia-2.gif

Monteverde 3297 | Olivos | Vicente López | 4794-6638

Presentado por