Monteverde 3297 | Olivos | Vicente López | 4794-6638

Presentado por

Violencia institucional, izquierda gorila, sindicalistas gordos, gobernadores temerosos y un pueblo digno

19-Dec-2017

Macri lo hizo

 

Por: Tano Armaleo.- La fuerte movilización sobre la Plaza de los Dos Congresos,  sumada a la sorprendente salida a la calles de cientos de miles de personas en horas de la noche, cacerola en mano, repudiando la represión y la sanción de la nueva ley que implicara un severo recorte a jubilados y beneficiarios de pensiones puso de relieve el quiebre, el desencanto del votantes de cambiemos con el presidente Macri y la gobernadora Vidal, la gran beneficiaria. Es un punto de inflexión en que solo la soberbia del hombre rico con poder institucional tiende a minimizar.

Reducir la discusión a la violencia revolucionaria de la izquierda gorila que termina siendo funcional a un gobierno que no duda en reprimir y alimentar la violencia institucional, es no haber comprendido lo que la población dijo en ayer.

Muchos son los pliegues que dejó la jornada. Tal vez, lo que primero surge es la ratificación de un gobierno de neto corte neoliberal compuestos por gente muy rica, en su mayoría con fortunas de dudosa procedencia, que trabaja y mira en país pensando en los ricos. Para esto, utilizan todos los vicios que genera tener el poder institucional. Presión, extorsión, amenaza o inventar juicios, fue el menú que sacó a relucir la alianza gobernante. Tanto que gobernadores de cuño peronista, supuestamente sensibles, terminaron por entregar a jubilados y trabajadores; en esta saga se inscriben Juan Manuel Urtubey (Salta), Luis Peppo (Chaco), Manzur (Tucumán), entre otros.

 

El otro pliegue lo dieron buena parte de una dirigencia sindical que se vio superada por la realidad. Los denominados gordos de la CGT, representados en gran medida en el triunviro (más cercanos a ser serviles virreyes, Daer, Acuña, Schmit), montaron un paro a la medida del macrismo.  Sin embargo, la realidad los pasó por arriba. Así como a la alianza Cambiemos la gente le marcó la cancha ganando las calles, a buena parte de la dirigencia gremial les sucedió lo mismo.

 

Por su parte, la izquierda gorila, aquella que se pasea por las plazas rompiendo y violentando todo como si por ese carril pasar la revolución, vaya a saber cuál, termina siendo funcional a Cambiemos; y a los servicios de inteligencia que también operan en la tribuna violenta. Dirigentes como Néstor Pitrolla, Nicolas del Caño, Miriam Bregman, partidos como el PO, MST, FIT, PSTU,  y otros menos representativos aún, siempre logran tapar la verdadera discusión de fondo, aquella que la población discute. Es una izquierda gorila que gana la tapa de los diarios sobre la base de la violencia.

 

Sin embargo, debajo de tantos pliegues el macrismo logró una buena para el interés de la población. Alertó, hizo comprender a un amplio sector de la comunidad que detrás de la ley se ocultaba una verdadera perdida para jubilados y trabajadores. No era su intención, por cierto. Semejante masa en las calles, al igual que mucha gente que voto por Cambiemos en octubre blandiendo cacerolas, abrió una grieta para un divorcio, tal vez, irreconciliable.

 

También se observó una oposición legislativa responsable y criteriosa, y unificada en la mirada sobre el actual modelo neoliberal. Solo el tiempo dirá si hay un camino común que los lleve a desembocar hacia una salida electoral. Sabido es que los pueblos no se suicidad, por lo tanto, más temprano que tarde, ese río de angustia e incertidumbre que genera el macrismo sobre millones de personas, tal vez desemboque en un mismo delta.


Seguramente, por estas horas, en especial Mari y Vidal en menor medida, estén festejando esta victoria que bien podría ser definida como Pírrica.  

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Please reload

ULTIMAS NOTICIAS
Please reload

Lea la Edición Impresa
Sigue "LO NUESTRO"
  • Facebook Basic Black
  • Twitter Basic Black

Categorías

Please reload