Monteverde 3297 | Olivos | Vicente López | 4794-6638

Presentado por

De Nisman a Maldonado: las mismas mentiras, los mismos relatos, los mismos engañados

20-Oct-2017

De convertir un suicidio en crimen todo es posible

 

Por: "Tano" Armaleo.- De acuerdo con el relato de sectores oficiales y de Gendarmería, el polémico fiscal Nisman fue víctima de un crimen que nadie sabe quién y cómo lo perpetró. Un relato tendencioso, en el cual no faltaron aquellos que hablaron que un comando venezolano-iraní  ingresó al departamento del fiscal y lo asesino. Argumentos que se desvanecen con los peritajes realizados al comienzo de la investigación. Sin embargo, ahora, con el cambio de vientos, el macrismo instruyó a que Gendarmería realizara un nuevo trabajo, que obviamente derivó en que el millonario fiscal fue asesinado.  Una puesta en escena que logra enredar a un amplio sector de la población que a base de consumir titulares mediáticos y sin pensar lo que le venden, termina comprando mansamente. Y una justicia absolutamente desprestigiada que opera y baila en función del poder de turno.

 

¿Qué tiene que ve esto con el caso Santiago Maldonado?.  Que nuevamente la aparición 

de una cadáver en Chubut -que todo indica sería el cuerpo de Santiago Maldonado-, viene cargado de un extraño montaje donde abunda la complicidad, la intromisión y preocupantes  relatos. Y sobre todo, una cobertura y manipulación mediática que juega con el poder formal. En medio de tanto “fango”, aparecen groseras expresiones provenientes de dirigentes políticos de Cambiemos, que en el afán de justificar lo injustificable  generan violencia social; además de destilar inmerecidas agresiones sobre la familia y el propio Santiago Maldonado.

 

 

Así como el ex  agente  de inteligencia Jaime Stiusso, quien fuera desplazado por el anterior gobierno bajo acusación de corrupción logró -con la anuencia del macrismo- que la casusa Nismam tomara la dirección que él quería (el asesinato), al punto de que Gendarmería se hizo cargo de un nuevo peritaje, no es extraño que a la desaparición forzada de Maldonado también se le armen un relato friccionado. La perversidad del poder real es interminable. Tanto que es capaz de doblegar al poder formal.

 

Por lo pronto, el cuerpo hallado abre todas las sospechas e interrogantes de que fue plantado, puesto allí para que lo encuentren.  Es un sitio donde varios rastrillajes anteriores (tres) no habían detectado nada. Sin embargo, como por arte de magia y a 78 días de que Gendarmería por orden del Juez Otranto y a instancias de la ministra Bullrich reprimiera a la comunidad mapuche -lo que derivó en que desaparecieran Santiago-, aparece un cuerpo.


Si uno siguiera la perversidad montada para justificar el “asesinato” de Nisman, bien se podría inferir algo similar para el cuerpo encontrado en río Chubut. Se  podría inventar, relatar que un comando israelí, turco, o de la CIA conjuntamente con miembros de la comunidad mapuche  ingresaron al rio, en horas de la noche, para depositar el cadáver donde  finalmente fue ubicado. Lo depositaron en un sitio donde era imposible no ser visto. Lo cierto era que el rastrillaje instruido por el nuevo juez  había sido anticipado (13 de octubre) a un grupo de diputados que estuvo Chubut. Días después se encontró el cuerpo. Y al igual que el caso Nisman, los voceros del mal sacaron a todos sus secuaces a sembrar nuevas dudas. De todo tipo. Menos la búsqueda de la verdad, las pantallas televisivas lo único que parecen hacer es facilitar el falso relato; obvio, están las honrosas excepciones.

 

Ahora, la novedad es dejar entrever que los mapuches mataron a Maldonado. Al igual que lo sucedido con Nisman, hay millones de personas dispuestas a consumir lo que le dan, no lo que necesitan: la verdad.  Son millones de seres que, aun presumiendo de tener capacidad intelectual, exhiben una terrible fatiga cultural y nula capacidad de interpelación. Suelen consumir el relato que le imponen.  Santiago Maldonado fue desaparecido al momento de que Gendarmería reprimía; eso es una verdad incontrastable. Como incontrastable es pensar que luego de 78 días aparece un cuerpo sobre una tierra vigilada y monitoreada las 24 horas  que  nadie antes, había visto.

 

No queda claro a quién beneficia o perjudica - en términos políticos- semejantes relatos y contradicciones. Si la única verdad es la realidad, cierto  es que el gobierno nacional no hizo mucho (más bien entorpeció la causa), para transitar un camino que le podía haber sido más sencillo surcarlo. Semejante “imprudencia” solo se comprende sobre la base de que la soberbia los enceguece y no les permite ver que un país es mucho más que el montaje publicitario o tener un 30 o 35 % de la población rendida a los pies. Esta podría ser una lectura. La otra: que poco y nada le importa lo que opine el resto de la población mientras sean capaces de sostener ese porcentaje en las urnas. En definitiva, el poder real condiciona y disciplina de múltiples manera al poder formal:algunos  luchan, otros conviven mansamente.

 

 

 

 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Please reload

ULTIMAS NOTICIAS
Please reload

Lea la Edición Impresa
Sigue "LO NUESTRO"
  • Facebook Basic Black
  • Twitter Basic Black

Categorías

Please reload