La nueva manera de empobrecer aún más a los pobres


Créditos del ANSES

El reciente lanzamiento de créditos destinados a titulares de Asignación Universal por Hijo y de Pensiones No Contributivas y Universales otorgados por el ANSES, que al decir de su titular, Emilio Basavilbaso, fue por un monto total de $450 millones, revela la gravedad y precariedad social en la que se encuentran millones de argentinos. Pero sobre todo, muestra la matriz del gobierno nacional: condena a los pobre a ser más pobres a partir del endeudamiento. No conformes con endeudar a futuras generaciones a 100 años, ahora va por la clase más postergada; las convierte en rehén del gobierno.

“Hace una semana habilitamos la posibilidad de sacar turnos por la web y en el 130, y ayer empezamos a atender a las primeras personas que los solicitaron. Estamos viendo una gran respuesta por parte de las familias que hasta ahora no podían acceder a un crédito. La mayoría de los que consultamos lo piensan destinar a realizar una reforma en la vivienda o comprar algún electrodoméstico. Para los próximos días la ANSES ya otorgó más de 360 mil turnos”, comentaba ante la prensa el funcionario macrista. En el primer día, la ANSES entregó 10.000 créditos personales ARGENTA.

Los beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo (AUH) podrán solicitar préstamos de hasta $5.000, con una tasa de 24%, a pagar en 24 cuotas de aproximadamente 270 pesos por mes a ser descontados al momento de cobrar la Asignación. Se podrá solicitar un préstamo por hijo.

"En caso de suspensión o extinción de las prestaciones por las causas establecidas en la legislación vigente, la Anses podrá generar un cargo sobre prestaciones, presentes o futuras, a efectos de saldar la deuda pendiente de pago, sin perjuicio de proceder a su pertinente recupero. A dichos fines, se podrá afectar hasta el 30% del valor de la prestación mensual que percibe el titular", precisa el decreto de ANSES. El mencionado decreto, anda dice de que el tomador de crédito no lo pueda renovar. Por lo tanto, quien se vea complicado en pagar esa cuota podrá renovar el crédito, y llegado el caso en que se encuentre sin dinero para pagar la cuota -estamos hablando de gente de muy, pero de muy bajos recursos-, podrá tomar más dinero. Llegara el momento que deban tanto que su asignación quedara sin sustento; otra sería la historia si fueran subsidios.

Así como en la década infame los patrones de estancias pagaban con bonos a sus peones, -bonos que tan sólo podían ser utilizados en la proveeduría del dueño del campo pagando la mercadería a precios elevados hasta que tenían tal nivel deuda con el comercio, que a fin de mes cobraban monedas-, el actual crédito que otorga el presidente Macri no dista de aquella impronta patronal. Los humildes pauperizado aún más con la llegada del actual gobierno, pedirán dinero -tal cuan acaba de entusiasmarse Basavilbaso-, bajo la lógica del mercado y al igual que los humillados peones rurales de principio de siglo (el jefe de gabinete Marcos Peña podría dar testimonio, su familia fue parte de la denominada década infame), los desposeídos de hoy se encaminaran a un tramposo cadalso.

#EmilioBasavilbaso #MarcosPeña

ULTIMAS NOTICIAS
Lea la Edición Impresa
LoNuestro_tapita.jpg

Categorías

300x250.gif