Monteverde 3297 | Olivos | Vicente López | 4794-6638

Presentado por

Vicente López: así, colapsan cloacas, red de agua y luz

8-Nov-2016

Por avance desmedido de construcciones y falta de planificación urbana

Contradiciendo sus propios dichos, como era impedir excepciones municipales, Jorge Macri habilitó cientos de obras sorteando el Código Urbano gracias a la votación de un sumiso Concejo Deliberante controlado por el oficialismo. Diversas organizaciones vecinales y de profesionales cuestionan con estudios de por medio, el daño y deterioro que se le infringe a la calidad de vida. “Quieren convertir a nuestro distrito en lo peor de Belgrano y de Puerto Madero”, aseguran los vecinos. Un dato significativo es que, por la falta de agua en algunos barrios, la venta de bombas centrífugas se potenció.

 

 

La falta de planificación urbana, la priorización de los negocios edilicios sobre el interés comunitario, la falta de estudios ambientales, al igual que la ampliación de la red de infraestructura, léase red de gas, agua potable y cloacas, y eléctrica, por caso, está generando serios inconvenientes en  Vicente López. El avance de construcciones -muchas de ellas gracias a ordenanzas de excepciones- sobre barrios residenciales está dañando la calidad de vida de los vecinos, devorando espacios verdes, impidiendo el escurrimiento natural de las aguas y generando, por consiguiente, alteraciones sobre el medio ambiente. E infringiendo un manifiesto mal humor en la comunidad. Nadie que viva en una casa con jardín le gusta ser invadido por una torre con todos los perjuicios que esto le ocasiona.


De nada sirvieron aquellos argumentos del entonces candidato Jorge Macri de que con su llegada se iba a terminar el festival de excepciones que no hacen más que alentar las sospechas de corrupción, decía, palabra más palabra menos, antes de ser electo intendente en el 2011. Cabe destacar que  las excepciones logran pasar por una suerte de cabina de peaje que significa el Concejo Deliberante a la hora de aprobar o no una medida excepcional gracias a la mayoría que tiene el macrismo. De este modo, el HCD, que conduce el ultramacrista Carlos Sandá, permite, voto mediante, que constructoras levanten torres donde el Código Urbano no lo establece. 


Así como la agrupación Florida en Red, Vecinos Indignados y Vecinos en defensa de Vicente López, por citar tan sólo algunas, al igual que distintos partidos políticos vienen objetando el avance de construcciones en zonas residenciales (vedadas por el Código Urbano), también están los testimonios de entidades serias y responsables, desde lo profesional, por caso la Mutual de Arquitectos que preside el arquitecto Ramón Rojo, que cuestiona la avanzada macrista sobre estas cuestiones. Avanzadas que suelen producirse sin tener en cuenta la opinión de la comunidad. Así como impusieron nuevas paradas de colectivos (Metrobus) sin contar con estudios de impacto ambiental, sin haber consultado a comerciantes, empresarios del transporte y al vecino donde pasa la traza del colectivo, lo propio realizan ante cada excepción que se les otorga a empresarios de la construcción.


Priorizar los negocios, no detener el progreso fue y sigue siendo la falsa consigna que se viene utilizando desde 1987 a la fecha en Vicente López. Si bien el panorama en otros distritos de la región no es muy distinto, la diferencia estriba en que, por ejemplo, San Isidro no habilita torres sobre Libertador; sólo 3 ó 4 pisos. 
De manera coincidente, todas las voces revelan el delicado e inadecuado estado de la infraestructura que tiene Vicente López. Es frecuente observar cómo fluye materia contaminante -caca y orín- por las tapas cloacales puestas en las calles. “El distrito no está preparado para recibir edificios de 10 ó 15 pisos si previamente no se amplía la infraestructura; no queremos cemento, queremos verde”, argumentan vecinos que vienen trabajando a fin de ordenar el desarrollo urbanístico del distrito, “aquello, por lo visto, al intendente parece no importarle”, comentaba en su momento Iris di Giano, infatigable luchadora por garantizar la sustentabilidad urbanística del distrito. Enrolada en la agrupación Vecinos en defensa de Vicente López, Di Giano también viene litigando en los tribunales por los rellenos indebidos y contaminantes que se realizan en la costa.


Para la arquitecta Piera Aglietta, reconocida profesional y apasionada vecina que nunca baja la guardia si de cuidar la calidad de vida se trata, “las ordenanzas de excepciones tienen como única intencionalidad defender y beneficiar las especulaciones inmobiliarias”, y agrega que “una cosa es otorgar una excepción para que un vecino amplíe su casa y otra muy distinta esto que están realizando”. Al respecto, pone como ejemplo de deterioro en materia de calidad de vida, que se observa que Vicente López tiene cerca de 250 habitantes por hectárea cuando debieran ser cerca de 150. Para la arquitecta, la falta de espacios verdes también impide el normal escurrimiento del agua. De acuerdo con el análisis realizado por la profesional, desde el municipio  quieren convertir a Vicente López en una suerte de Belgrano o Puerto Madero, torres por todos lados, incluyendo barrios residenciales.


A modo de mostrar la falta de estudios de impacto ambiental y planificación urbana que reina en el distrito, Aglietta comenta que su hermana -que vive en las inmediaciones de Melo y Azcuenaga- está rodeada de torres (de 15 pisos) con dos o tres subsuelos, esto actúa como una suerte dique de contención que impide que las aguas escurran de manera natural”, confía la entrevistada. Si bien señalan que se han hecho algunas ampliaciones de la red cloacal, éstas no son suficientes. En cuanto al tendido eléctrico, desde hace décadas prácticamente es el mismo. Ni el tarifazo cambió la ecuación, los cortes son frecuentes. 


Si este colapso (red cloacal) es una realidad incuestionable que exige un mayor y constante mantenimiento de la red por parte de la estatal Aysa, otro dato significativo viene de la mano del fuerte incremento de ventas de bombas extractoras (centrífugas) de agua. “Es increíble cómo se venden las bombas centrifugas, detalla ante Lo Nuestro, Carmen, vendedora de uno de los negocios de sanitarios más relevantes de Olivos. Y agrega: “cuándo le preguntamos al cliente dónde va a instalar la bomba, nos dice en casa, vivo acá, en Olivos, lo que pasa es que cada vez tengo más problemas con el agua, hay veces que no hay presión”. Argumento más que comprensible si uno analiza que, por ejemplo, en dos cuadras de Olivos se están construyendo 5 torres; decenas de cientos de personas irán a vivir allí. El mismo panorama presenta la residencial Florida. Esto significa que si un baño antes, por ejemplo, era utilizado por cuatro personas, ahora serán decenas de cientos de personas que abrirán las canillas o utilizarán el inodoro al mismo tiempo.


Otro factor de riesgo que produce el avance no planificado es el referido al tránsito. No es complejo imaginar que allí donde hasta ayer había viviendas y hoy se levantan torres (6), por caso Libertador y Corrientes, Olivos, las calles siguen siendo las mismas con la diferencia de tener que recibir una cantidad de vehículos desproporcionada. A modo de ejemplo bien vale un relevamiento que dice que si antes en una cuadra vivían entre 90/110 personas, hoy lo harán cerca de 1000/1100. Estos datos, traducidos en vehículos, es el siguiente: de 30 automóviles se pasará a no menos de 450. Algunos dormirán en cocheras y tantos más en las calles.

Duro análisis que hecha por tierra el relato del falso progreso

 

Producto de un minucioso trabajo realizado por instituciones como AIPO –Asociación Intervecinal Puerto de Olivos; AMAC –Agrupación Medio Ambiente y Ciudad–Región Metropolitana Norte; Asociación Civil PRO-VICENTE LÓPEZ; Asociación Movimiento por los Derechos Ciudadanos; AVVL Agrupación de Vecinos de Vicente López; Convivencia Urbana; Foro por la Salud y el Ambiente de Vicente López; Iniciativa Vicente López; Red Nuestras Ciudades; Unidos por el Río; Vecinos en Red Florida Este, integradas por arquitectos, psicólogos, médicos, docentes, comerciantes, empleados, estudiantes y vecinos preocupados y ocupados por mejorar y garantizar una mejor calidad de vida, se desprende una serie de datos que bien vale la pena compartir. 
Del largo informe que puede verse completo en www.verfe.com.ar; www.convivenciaurbana.blogspot.com.ar/; rescatamos lo siguiente: -En lo que va de su gestión (Macri) se votaron 282 excepciones al COU (que afectan a todos los barrios del partido) sin estudio de impacto ambiental integral y sin consulta vinculante a los vecinos. La razón de este proliferar de excepciones es beneficiar (a cambio de quien sabe qué) a especuladores inmobiliarios y políticos corruptos cuyo único fin es el negocio (ni siquiera se trata de viviendas con un fin social), sin importar los daños irreversibles para la comunidad.

CONSECUENCIAS PARA LA COMUNIDAD DE VICENTE LÓPEZ

 

-El aumento indiscriminado de edificios en altura, de shoppings, etc., el crecimiento amorfo y sin  planificación de una ciudad ocasiona empobrecimiento de la calidad de vida (pérdida de espacios verdes públicos, de árboles, de sol, etc.), colapso de servicios y de tránsito, contaminación ambiental, alteración de la circulación de la brisa del río, inundaciones por reducción de espacios absorbentes, falta de privacidad en casas linderas, disminución del valor de la propiedad, destrucción del patrimonio arquitectónico (como por ejemplo sucederá por la planeada demolición de una antigua casona característica de la zona en Aristóbulo del Valle al 1600 para construir un edificio en altura en una calle que, paradójicamente, fue declarada “Paseo Cultural”), cultural y natural del partido, etc.
-Vicente López carece del espacio verde público mínimo necesario para una vida más saludable según lo establece la OMS y la Ley 8912/77 de la Provincia de Buenos Aires: tiene sólo 0.8 m2/hab cuando lo mínimo es 10 m2/hab.
-Queremos vivir en un lugar donde se respete la identidad urbanística, el medio ambiente y en donde se implementen los mecanismos para recuperar las 490 hectáreas de espacio verde público para cumplir con lo que aconseja la OMS y exige la Ley 8912/77 de la provincia de Bs. As. Queremos que se respete la voluntad de sus habitantes y progresar mejorando la calidad de vida, preservando nuestro patrimonio arquitectónico, histórico, cultural y natural. Queremos gobernantes que respeten la voluntad de los habitantes y que los consulten antes de tomar decisiones que los pueden afectar para siempre. Queremos gobernantes que respeten la Constitución y las leyes vigentes.
Los firmantes, que nunca recibieron respuesta por parte del municipio, llevaron el extenso informe a la Defensoría del Pueblo de Vicente López. Tal cual se desprende de la explicación brindada por la Defensora, el avance edilicio, el progreso urbano es una realidad que no se puede detener. Respuesta que aldecir de los vecinos, pareciera estas más cercana al criterio del municipio.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Please reload

ULTIMAS NOTICIAS
Please reload

Lea la Edición Impresa
Sigue "LO NUESTRO"
  • Facebook Basic Black
  • Twitter Basic Black

Categorías

Please reload